Magia a la luz de la luna

“Magia a la luz de la luna” no es una película más de Woody Allen. Es distinta a otras. Tiene un aire más cerebral, más construido, más literario. Los diálogos aparecen pulidos y reflexivos. Es una comedia conceptual, sofisticada y burguesa, que recuerda a las obras teatrales con toques agridulces de los maestros del vodevil.

Pese a que se ambienta en la Costa Azul de los años veinte, entre gente rica y excéntrica, sus pasajes más jugosos transcurren en interiores, como en una comedia de salón. Magos, espiritistas y una médium y vidente hacen de las suyas. Todos se ponen cabes y tratan de desenmascarar a los otros, o de enrostrarles su ingenuidad. Es un mundo frívolo y cínico, como el de las obras de Noël Coward. Uno podría imaginar esta película como una comedia británica de los treinta, de afectación teatral, con una joven Vivien Leigh enfrentando al astuto pero frágil Rex Harrison.

La magia está en el centro de la obra de Allen, tan fascinado por el ilusionismo como Orson Welles. Y donde hay magia existe simulación e impostura. Y de eso se trata aquí: vemos una ronda de personajes que fingen ser otros para embaucar al contrario. Como en una película de Mankiewicz (durante la proyección pensaba en “The Honey Pot”), los personajes, con cinismo, echan sus cartas marcadas sobre la mesa esperando parecer convincentes y lograr sus cometidos. La mentira como argucia de la razón.

Pero Allen no es un cínico. Lo gana el romanticismo, el influjo de la luna y la belleza del lugar, que el fotógrafo Darius Khondji filma con un toque de irrealidad. Como corresponde a una comedia de este estilo; como la luna que vemos en “Trouble in Paradise”. Porque en el romanticismo siempre se impone la “magia” y el guiño estilizado.

Emma Stone y Colin Firth, impecables, son enemigos y colegas en el arte de la ilusión. Juntos descubren el engaño mayor del amor.

“Magia a la luz de la luna” tal vez no sea una de las mejores películas de Woody Allen, pero tiene encanto, gracia e inteligencia.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*
*
Website