Lima independiente: White Epilepsy

                                 

En “White Epilepsy”, de Philippe Grandrieux (realizador de la notable “Sombre”, y de “La vie nouvelle”, “Un lac”),  vemos unos cuerpos desnudos a través de un encuadre vertical, más alto que ancho. Como si los observáramos a través de un marco o de una puerta. Son cuerpos que están en trances diversos. Es decir, se encuentran en el umbral, en esa zona fronteriza donde todas las transformaciones son posibles.

Al inicio, vemos solo un cuerpo. Sexo indefinido. Luego vemos dos, mujer y hombre, como si la unidad original se hubiera escindido. En los casi setenta minutos siguientes solo vemos posibilidades de mutación de los cuerpos. De la lozanía al deterioro, de la humanidad a la animalidad, de la distancia al acoplamiento, de la sanidad a la enfermedad, de  la belleza a la monstruosidad, de la serenidad a la violencia, de lo corporal a lo descarnado, de lo físico a lo ectoplasmático, de la plenitud a la decrepitud.

Tránsitos que se ralentizan, que pasan del blanco y negro al color, pero manteniéndose siempre en el umbral, sin ir más allá ni venir más cerca. Sin completar su recorrido, sin definirse.   

La película misma se mantiene en el umbral. Entre la luz y la sombra, entre el “realismo” iconográfico y la abstracción, entre la “performance” y la danza, entre la configuración y la desfiguración, entre la representación dramática y el “cuadro vivo”. Liminalidad pura.

Ricardo Bedoya

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*
*
Website