Lima independiente 2016: Violet

“Violet”, de Bas Devos, está programada en el foco sobre el cine belga, y no se puede dejar pasar. Es una de las mejores películas en esta edición del festival.

Es el retrato de Jesse, adolescente que ha sido testigo de la muerte de su amigo Jonas, asesinado por una banda juvenil. El resto es duelo y pesar.

Como en “Paranoid Park”, de Gus van Sant -cuya influencia es muy notoria, a la par que los primeros filmes de Haneke-, Jesse se reúne con otros muchachos para practicar con sus bicicletas BMX. Alterna el dolor y la culpa de haber sobrevivido al crimen con la fantasia del sentirse ingrávido.  Es el entorno en el que encuentra vivacidad y movimiento, a la vez que el reproche y la mirada desconfiada de los compañeros.

El resto es pura opacidad: su mundo familiar y el de los padres del amigo muerto. Adultos acongojados, vistos a través de puertas, ventanas, umbrales, desenfocados, silenciosos.

Así como opacos e inexplicable son también los trances de la película misma, que interrumpen la fluencia del contemplativo retrato para franquear los límites de la percepción. El hiperrealismo de la imagen (impresionante fotografía de Nicolas Karakatsanis, trabajando en el formato más ortodoxo de la Academy ratio) se disuelve de pronto en puras formas y sensaciones de colores y texturas diversas: flujos visuales que duplican el errático tránsito afectivo del muchacho, empañando nuestra visión así como la pesadumbre de su existencia empaña los ojos de Jesse.

La banda sonora establece un texto denso, amplificando voces y ruidos hasta convertirlos en ecos de un mundo que agrede. Los trávelin, en planos secuencias, nos conducen por senderos nocturnos o por calles desoladas  y terminan encontrando una bicicleta destrozada y un paisaje que se oculta en la niebla.

Ricardo Bedoya

One thought on “Lima independiente 2016: Violet

  1. Pensé encontrar comentarios sobre lo que ocurrió ayer en el Mali con la proyección de “Violet” pero me doy con la sorpresa de que el mío es el primero. Sucede que ayer 04.07 estaba programada la película a las 7pm pero, ante la incomodidad de todos los asistentes que hacían cola para entrar, recién la función empezó a las 7: 30 pm, previa advertencia del presentador que la película venía sin subtítulos en español. No era el único problema por cierto: la proyección era pésima, no se veía nada, apenas unas sombras por lo que el público se levantó de sus asientos y reclamó con razón. Como no había solución tuvieron que devolvernos la plata. En el ínterin la gente comentaba que se trataba del proyector defectuoso pero no faltaron los que especularon en que nos habían tratado de pasar gato por liebre con una copia pirata bajada de internet por el cintillo que se veía encima de la proyección que hacía recordar a las muestras reservadas de las películas candidatas al Oscar. Sea una u otra causa, es una vergüenza lo que ha sucedido y es necesario que se sepa. No entiendo la actitud de muchos cinéfilos que se callan ante estas fallas de los Festivales hasta tal punto de que soy la única persona que se queja de ellas. Yo por lo menos no soy ningún “pecho frío” y tampoco me la doy de flemático como es la moda actualmente entre la gente de cine, muy confiada en sus “plataformas digitales” o razones por el estilo.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*
*
Website