Semana del cine 2017: El día después

¿Cómo filmar la confusión de los sentimientos, el dolor de la ruptura amorosa y las tensiones entre el deseo y la realidad  manteniendo la limpidez en el estilo y la contención en la expresión de los afectos?

¿Cómo representar los conflictos físicos entre dos amantes enfrentadas o registrar los humores cambiantes de la ebriedad sin apelar a las agitaciones de la cámara ni a crispación alguna?

¿Cómo dar cuenta de las deslealtades de un amante y de las humillaciones sufridas por su pareja sin despreciar ni compadecerse de los personajes?

¿Cómo mantener la nitidez expositiva contando una historia que salta en el tiempo, viaja al pasado, representa la misma situación vista desde perspectivas distintas y juega a la confusión de las identidades de las protagonistas?

¿Cómo sostener una dinámica constante a partir de la quietud, del reposo de los personajes y de la descripción de sus gestos reflexivos? 

¿Cómo equilibrar el sentimiento de melancolía con la epifanía de la nieve contemplada por uno de los personajes desde un taxi, en uno de los momentos más deslumbrantes del cine reciente?       

En “El día después”, el coreano Hong Sang-soo  prolonga el clima nostálgico de “On the Beach at Night Alone”, perfecciona su minimalismo,  depura cada una de sus imágenes, logra un blanco y negro de matices bellos y escuetos, y logra el balance de los sentimientos más contrastados.  Rigor, clasicismo y modernidad.  La película de un maestro.

Ricardo Bedoya  

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*
*
Website