Transcinema 2017: A fábrica de nada

“La fábrica de nada”, del portugués Pedro Pinho, es original y provocadora. Sin duda, uno de los títulos más fuertes de esta edición de Transcinema.

Documentalista de formación, Pinho  hace la crónica de la ocupación de una fábrica por sus trabajadores. Empieza apelando a las técnicas y modales del reportaje “comprometido” de los años sesenta y setenta, con su estilo de cine-verdad, testimonial y urgido. La cámara nerviosa registra, en tiempo presente, a  los “actores sociales” compareciendo frente a ella mientras discuten las alternativas de la autogestión empresarial.

Pero muy pronto esa crónica deja a un lado las rigideces estilísticas. Las acciones toman giros inesperados. Se descompone la ilusión realista. Jean Rouch le deja el terreno a Straub.

Lo colectivo se abre a la recreación de lo íntimo y lo ordinario. La ficción adquiere densidad sin perder jamás sus referentes “reales” y sin dejar de lado la ambición de construir el microcosmos que dé cuenta de la crisis portuguesa (y europea). Se apunta la ironía y resuena el punk, mientras se infiltra la reflexividad: la película debate sus propios mecanismos de producción e imagina a sus personajes como protagonistas de una comedia musical. El documento verista queda perforado por la fantasía.

Ricardo Bedoya

 

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*
*
Website