Transcinema 2019: De una isla

nResultado de imagen para de una isla guerín"

 

Si en “En construcción”, José Luis Guerín registró el proceso de mutación de un paisaje urbano, ahora, en “De una isla”, filma lo duradero, lo que persiste en el tiempo -al menos por períodos más amplios-, lo que permanece a pesar de los embates del viento y las modificaciones del clima. A Guerín le gusta documentar los efectos del trascurrir del tiempo sobre las superficies naturales y aquí lo encarna en los cambios de luz sobre el paisaje de la isla Lanzarote, en el viento que golpea a su paso, en el vaivén del mar, en los humos que recorren el espacio y dan volumen y contraste  a las imágenes de una rocas que lucen más ásperas por el grano de la fotografía en blanco y negro y soporte fotoquímico.  

No hay palabras agregadas; solo textos impresos en el encuadre que aportan datos históricos o legendarios sin los cuales pensaríamos que ese lugar estuvo deshabitado desde el comienzo de los tiempos. La observación de la configuración orográfica de la isla se concentra en espacios delimitados y cada una de las imágenes parece tener la intención de descubrir un microcosmos. Es como si el paisaje estuviera a punto de revelarnos un misterio de la creación y, de alguna manera, ello ocurre en los minutos finales. La película, realizada en memoria del artista César Manrique, aporta, en su segmento final, las claves para conocer el vínculo entre un creador y su entorno, y entre la obra y su referente. De una isla de las Canarias vista como espacio inspirador y como instalación artística.

Ricardo Bedoya        

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*
*
Website