Soy leyenda, en varias versiones

Resultado de imagen para last man on earth price

 

Ya que estamos en tiempos de ciudades vacías que lucen como escenarios de algunas películas de anticipación catastrófica, aquí va un comentario -recuperado del archivo- a diversas versiones de “Soy leyenda”.

Al parecer, cada época futura tendrá una versión fílmica de “Soy Leyenda”, la novela de ciencia ficción que Richard Matheson publicó en 1954.

Vista hoy en día, la primera adaptación parece provenir de la era primitiva del cine, aunque date de 1964.  “Seres en las sombras” (“The Last Man on Earth”, en la foto), dirigida por Sydney Salkow en colaboración con Ubaldo Ragona (acreditado como único director en las versiones en lengua italiana), era una coproducción ítalo-norteamericana filmada en blanco y negro, con Vincent Price interpretando al sobreviviente en un mundo devastado por un virus y asediado por mutantes depredadores. La parábola sobre los horrores generados por el uso irresponsable de la ciencia esta apuntada allí, pero prima el espectáculo primitivo del ataque de los zombies nocturnos atropellándose para acabar con el solitario inmune.

Vincent Price usa ajos y espejos para ahuyentar a los seres amenazantes, rescatando la parafernalia defensiva del más ortodoxo filme de vampiros.  Puro placer de una película de serie B, producida por la impagable American International, que sirvió de modelo e inspiración a George Romero para su “Noche de los muertos vivientes”, hecha cuatro años después.

Con el mayor presupuesto aportado por Warner Bros. en 1971, Charlton Heston fue el protagonista de una versión de toques pop y contraculturales. “La última esperanza” (“The Omega Man”) , de Boris Sagal, exhibía la nostalgia de Woodstock como último vestigio de la civilización y acto cultural multitudinario antes de la infección final. La actriz Rosalind Cash, con african look, era el punto de encuentro de la “blaxpoitation” (cintas con actores afroamericanos convertidos en superhéroes de filmes de acción muy exitosos a fines de los años sesenta e inicios de los setenta) con la ciencia-ficción. Los zombies de la versión anterior se convertían en una secta de iluminados revolucionarios, de tez albina y vestidos medievales, dispuestos a arrasar con los representante de la civilización tecnológico-industrial responsable de la difusión del virus que exterminó a la especie humana.

“Soy Leyenda” (I Am Legend, 2007) de Francis Lawrence, aporta nuevos giros, recoge miedos renovados y luce una impresionante fisonomía digital. Will Smith es un Robinson Crusoe, cazador y recolector, que ha construido un espacio personal de soledad en medio de la gran metrópoli, vacía desde que sus congéneres dejaron de existir hace tres años como consecuencia de una epidemia. Su soledad se ha convertido en una rutina provechosa, que la película describe en casi una hora de proyección, la mejor de todo el metraje de la película. 

Ahí vemos al hombre solo recorriendo un mundo de puros escenarios virtuales, imágenes generadas por computadora que apuestan a la recreación hiperrealista de esquinas conocidas de Manhattan, pero transformadas por un toque de extrañeza, por el giro de un detalle salvaje o por el aire de selva urbana que adquieren los espacios físicos por el mero hecho de estar vacíos. El Nueva York de Soy Leyenda tiene el mismo aspecto fantasmal y riesgoso de los paisajes iniciales de “2001: Odisea del espacio”, recorridos solo por bestias al acecho. Las imágenes de las pistas neoyorquinas cubiertas de vegetación o de las avenidas recorridas por fieras salvajes y la formidable atmósfera sonora que registra hasta el mínimo ruido de amenaza para el sobreviviente, son derroches técnicos que el director Francis Lawrence luce con orgullo de conquistador de la era digital.

Pero este Robinson Crusoe no se encuentra con un buen salvaje. “Soy leyenda” cruza dos tradiciones del filme fantástico: la ficción  post-apocalíptica y la fantasía del Armagedón con los mitos tradicionales del horror, ya que los antagonistas terrenales de Will Smith son como una mutación de los espantajos de las adaptaciones previas de la novela de Matheson. Mutantes quintaesenciados que tienen de zombis y de vampiros, apelando a la mitología gótica de los personajes de la noche y a la fascinación visceral del cine de terror por los seres antropófagos. Personajes similares a los monstruos del abismo que imaginó “El descenso” (“The Descent”, 2005), de Neil Marshall, esa notable película de horror. 

“Soy leyenda” fusiona el componente atávico y visceral del género con el aviso de alarma para la humanidad, en peligro inminente. Con la civilización que conocimos convertida en mero vestigio, un sobreviviente -otrora ciudadano ejemplar- se trasforma en cazador despiadado, mientras los animales domésticos se agitan poseídos por la rabia y algunos vecinos lucen como bestias depredadoras. Y todo ello ocurriendo en 2012, tres años después del gran desastre bacteriológico. La temporalidad de la película dramatiza los temores por las pandemias y las fantasías luctuosas de la gran ciudad convertida en desolada “zona cero”.

Ricardo Bedoya 

Nota de 2020: Ojalá que la próxima versión de “Soy leyenda” no sea un documental de “metraje encontrado”.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*
*
Website