Un monstruo viene a verme

“Un monstruo viene a verme” cuenta una historia de miedos infantiles, pero también de pena y sentimiento de abandono. Un niño de 13 años enfrenta los malestares de volverse adolescente, mientras lidia con la enfermedad de su madre, la mala relación con su abuela y el bullying que soporta en la escuela. En medio de ese estado de ánimo oscuro, recibe de pronto la visita de un ser extraño, un árbol inmenso que narra cuentos o fábulas insólitas que permiten ver la vida de otra manera, rehuyendo el maniqueísmo.

“Un monstruo viene a verme” es la mejor película del español Juan Antonio Bayona. Aquí vuelve sobre los asuntos recurrentes: los desajustes familiares, la presencia y la ausencia de la madre, el tránsito complicado del crecimiento emocional. Pero lo hace volcado en un clima de cuento gótico que mezcla la imagen idílica de un pueblo inglés con fantasías nocturnas de destrucción, pérdida y muerte.

Bayona hace una película intimista que nunca se deja avasallar por los efectos especiales. Logra un filme de emociones sin ser jamás edulcorado ni sentimental. Opta por crear atmósferas antes que dosificar sacudones.

La acción en vivo se combina con escenas de animación escuetas, verdaderas viñetas fantásticas. Las ficciones relatadas por el gigante se transforman en grafías que evocan el aire ingenuo de los grabados de los libros de cuentos y las precisas caligrafías de los dibujos artesanales.

Antes que el estruendo, Bayona prefiere el susurro y sigue la pauta de aquellos cineastas que filmaron los estremecimientos que acompañan al crecer, como el Robert Wise de “The Curse of the Cat People”, el Charles Laughton de “La noche del cazador”, el Robert Mulligan de “El otro”, o el Victor Erice de “El espítu de la colmena” y “La mort rouge”.

La presencia de Conor, el niño taciturno, adquiere densidad gracias a la actuación de Lewis MacDougall.

 

Ricardo Bedoya

 

One thought on “Un monstruo viene a verme

  1. No es una película que me interese demasiado. Aprecio de Bayona su corrección en la puesta en escena pero me ha hecho recordar, en un nivel superior, al “Laberinto del fauno” de Guillermo Del Toro. Para mi gusto, la película tiene un guión demasiado masticado para ser fácilmente digerible.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*
*
Website