Rápidos y furiosos 6

 

Viendo “Rápidos y furiosos 6″ recordé al editor Mark Goldblatt agradeciendo a los clásicos del montaje soviético y a “El acorazado Potemkin” todo lo que le debe el cine de acción de Hollywood. El reconocimiento lo hace en “The Cutting Edge: The Magic of Movie Editing”, un interesante documental sobre las técnicas del montaje cinematográfico.

Y es que en la antológica secuencia del rescate en el avión de carga que ocupa los últimos veinte minutos de la sexta entrega de la franquicia de Vin Diesel, vemos aplicadas algunas de esas técnicas a la perfección. 

La dilatación del tiempo en el transcurso de la acción (sin necesidad de recurrir a ralentis ni alteraciones mecánicas del movimiento), la fragmentación del espacio y de los puntos de vista, la multiplicación de las líneas de acción, entre otras, provocan que el recorrido del avión por la pista de aterrizaje se prolongue por más tiempo que el que toma el descenso por las escaleras del puerto de Odessa.   Lo que cambia es el signo ideológico, claro. Lo que ahí provoca piedad e indignación, aquí es una celebración delirante y casi abstracta de la fuerza y el movimiento.

 Toda la película es una celebración del movimiento y la velocidad. “Rápidos y furiosos 6″ es una de las mejores cintas de acción de los últimos tiempos.

Es como las películas de Chuck Jones o los viejos cortos de la animación de la Warner. La única lógica que cuenta es la del quite a último momento y la astucia al esquivar el peligro. Como la confrontación del gato y el canario o los del coyote y el correcaminos. Hacia la mitad de la proyección queda abolida la ley de la gravedad. Con autos desbocados, el avión carguero, un tanque en la carretera y unos personajes que le dan licencia a su instinto de conservación, “Rápidos y furiosos 6″ resulta más atractiva que “Iron Man 3″.  Y más potente que la apreciable “Star Trek. En la oscuridad”, que tiene la pinta de una serial tipo Flash Gordon pero hecha con más de 100 millones de dólares.

Ricardo Bedoya      

 

2 thoughts on “Rápidos y furiosos 6

  1. Podrá ser una película muy enérgica, bien montada y editada. Pero para disfrutarla se necesita ser un seguidor de la serie o un amante de la acción pura sin nada de seso. Es como ver “Transformers” sin transformaciones pero todo igual de aparatoso, lúdico y primario. Eso sí, al terminar la peli me entraron muchas ganas de tomarme una cerveza “Corona”.

  2. no puedo creerlo , Ricardo Bedoya alabando “Rapidos y Furiosos 6″ ,él que tirara por los suelos a tantos films apreciables como “El artista” o “La Isla Siniestra” , q hiciera leña a Crepusculo , Harry Potter o Transformers , y que hasta le halla dado un cachito a “Asu Mare” , no , definitivamente tengo q ver esta pela , aún sigue contando con mis respetos sr Bedoya y por algo será q lo dice (ademas yo soy un seguidor de transformers jejeje) . Mañana mismo me pongo mi cinturon y me voy al cine a ver esa pelicula .

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*
*
Website