Festival Al Este 2020: Mare y Para los que quedan. Escribe Jaro Adrianzén

Crítica: Mare - Cineuropa

“Mare”, de Andrea Štaka, y “Para los que quedan”, de Barnabás Tóth, formarán parte de ‘Lo mejor de Al Este’, una selección con las películas destacadas del Festival de Cine Al Este. Ambas estarán disponibles hasta este domingo 18.  

Mare*

El sonido de los aviones despegando resuena constantemente en la casa de Mare (espléndida Marija Škari?i?). Invade la escena y silencia a los protagonistas. Ella es la madre entregada a una familia que no le da privacidad ni en el baño. La esposa del hombre que alguna vez la hizo reír en una fiesta y poco más. La mujer que no puede decidir ni siquiera cuándo ir a ver una película.

Y aquel sonido refleja una libertad anhelada, físicamente cercana (vive a poca distancia del aeropuerto), pero a la vez lejana. Contenida.

Suenan las turbinas durante la escena del almuerzo en la mesa, cuando el hijo mejor no quiere comer y el mayor le responde a Mare con insolencia. Suenan cuando conoce a ese hombre joven y radiante, cerca del aeropuerto. Suenan cuando se queda sola en casa tras una excursión del resto de la familia. Y suenan en cada una de sus decisiones como madre y como esposa, pero, sobre todo, como mujer.  

Para los que quedan**

Toda guerra tiene dos historias. La de los que se fueron y la de los que se quedaron. En estos últimos se concentra Barnabás Toth, que reúne a un médico cuarentón y solitario (Károly Hajduk) con una joven estudiante de 16 (Abigél Sz?ke). Dos sobrevivientes de la Segunda Guerra que se encuentran para cicatrizar sus heridas.

Tóth prioriza a las personas antes que a las balas, y se queda en la privacidad doméstica de los espacios cerrados. Sus personajes hablan de la guerra y del Holocausto sin mencionarlos. Y las referencias directas se limitan al vistazo fugaz de un número tatuado en el brazo o un rezo privado grabado de soslayo.

La referencia directa a la dupla protagónica de Natalie Portman y Jon Reno en “León” (1994) es un gesto reconocido por el propio cineasta. Uno que se evidencia por la química entre los protagonistas y el despertar sentimental de la menor, situada entre el amor paternal que el médico le da y la fascinación enamoradiza hacia la figura masculina. Tóth también se mueve con acierto y mucha sutileza por esa línea, resaltando las zonas grises.

Jaro Adrianzén

*Ganadora del Premio del Público.

**Ganadora de una Mención Honrosa del Jurado de Prensa.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*
*
Website