Lima independiente: apuntes sobre La batalla de Solferino, Extirpador de idolatrías, Free Range

 

Sin duda, lo mejor hasta ahora es E agora? lembra me, que gana en el recuerdo.

Ayer, una notable película, La batalla de Solferino. Sorprendente debut de la francesa Justine Triet,  que filma los combates cotidianos con el mismo aliento épico con que los partidarios del Partido Socialista francés celebraron la elección como Presidente de la República del, ahora, muy  desprestigiado François Hollande. Los enfrentamientos, negociaciones, transacciones y claudicaciones de la vida política se trasladan al escenario familiar, donde padre y madre disputan el régimen de visita de los niños. Triet filma las tensiones de pareja a la manera de un sicodrama que pasa de la violencia al humor en un tris. La dirección de actores es excepcional y la película apuesta al extenuante juego físico de los protagonistas que exponen sus cuerpos a golpes y empujones en una dinámica imparable. Es una tragicomedia histérica dirigida en estado de frenesí.

 

No vamos a comentar Extirpador de idolatrías, porque se estrenará más adelante y ese será el momento de hablar de ella. Pero cabe decir que es una película apreciable y singular, que combina la fábula, el cuento infantil, la mitología andina y la alegoría. No es una película pareja ni redonda; al lado de escenas que desconciertan, se hallan otras muy logradas, como las que muestran a los adolescentes escapando de su perseguidor.  Una atmósfera particular es creada por la alternancia de la luz intensa de los exteriores andinos y un cuidadoso trabajo de iluminación contrastada, de acentos expresionistas, en los interiores amenazantes. Por momentos, la película evoca algunos de los cortos que hiciera, hace algunas décadas, el poeta Pablo Guevara, con su fusión de fantasía andina, imaginarios populares y  cuotas de realidad y onirismo coexistiendo en armonía. Y por ahí se asoma también la sombra de La noche del cazador.

Free Range, de Veiko Ounpuu,  es una enorme decepción. La retórica poetizante de los viejos cines del “socialismo real” se reciclan en  este artefacto pretencioso que intenta ser la descripción de una deriva existencial, la sátira de un caso de disfuncionalidad familiar, y una crónica de la marginalidad. Es, en verdad, un rollo de cursilería cabalgante, con dos simbólicos y bellísimos caballos blancos en el cierre de la película y cualquier cantidad de gaviotas -más que simbólicas-, que sobrevuelan entre disolvencias “líricas”. Cine decrépito que pasa por “nuevo”. ¡Uf!

 

Ricardo Bedoya  

One thought on “Lima independiente: apuntes sobre La batalla de Solferino, Extirpador de idolatrías, Free Range

  1. Hola, soy estudiante de comunicaciones y estoy haciendo un reportaje radial y quisiera saber si podríamos acordar una entrevista para hablar sobre la ley de cine en los 80 (ley de fomento de la industria cinematográfica) y del poco valor que hoy le dan al cine peruano no comercial

Añdir un comentario a Jordan Vigo Cancelar respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*
*
Website