Películas para ver durante el confinamiento: La vendedora de fósforos, de Alejandro Moguillansky

 

Resultado de imagen para alejandro moguillansky la vendedora fosforos

La vendedora de fósforos se puede ver aquí de modo gratuito.

El que sigue es un breve extracto del comentario a esa película que aparecerá en el libro “El cine latinoamericano del nuevo siglo. Tendencias  y tratamientos”, de próxima publicación.  

La vendedora de fósforos (2017), escapa del universo enigmático y aventurero de Poe y Stevenson (al que se afilia El escarabajo de oro) para asomarse al de Hans Christian Andersen y su famoso cuento infantil, que lleva el nombre de la película. No se trata de una adaptación, pero sí de una relectura ambientada en el Buenos Aires contemporáneo y en el mundo de la representación teatral, operática y musical. [...]

El Teatro Colón se convierte en un lugar de frontera.  Es el umbral entre lo auténtico y lo simulado, entre lo que se reconoce como verdadero y lo que se ensaya para ser expuesto como ficción. Pero también es el lugar donde se transa el encuentro entre la cultura clásica y la vanguardia; entre el relato decimonónico y los aires de ruptura de las tradiciones estéticas de los años sesenta del siglo XX; entre los rezagos del cine “modernista”, el de Jacques Rivette y Jean-Luc Godard, y los intentos por dialogar con ese período de la historia del cine desde aquí y a inicios del nuevo siglo.

Si existiese una referencia a tomar en cuenta para comprender el juego intertextual propuesto por Moquillansky habría que pensar en algunas películas de Godard. Acaso en Grandeur et décadence d’un petit commerce de cinéma (1986), que elabora variaciones sobre un texto literario de James Hadley Chase [...] Si Godard constataba el deterioro de la creatividad en los tiempos de la neo-televisión, Moguillansky presenta al artista experimental abocado a la recreación musical del cuento melodramático de la niña sancionada que muere en el frío y el abandono en tiempos de crisis social y huelgas de transportistas.  En la banda sonora oímos, una y otra vez, los acentos melódicos y nostálgicos de la música de Ennio Morricone [...] para las películas-río de Sergio Leone, mientras que en un televisor se emite Al azar, Baltasar (Au hazard Balthazar, 1966), de Robert Bresson. Son vestigios de humanismo en un mundo de ideales abandonados.

Ricardo Bedoya

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*
*
Website